Partes de la factura de la luz

Si cuando llega la factura de la luz eres de los que sienten un nudo en la garganta y piensas que es un abuso lo que pagas, este post te interesa. Para conseguir ahorrar en tu factura y comparar entre las eléctricas, el primer paso es entender tu factura. Y de eso vamos a hablar hoy.

 

Lo primero que debemos tener claro es que nuestra factura tiene dos importes fundamentales: un importe fijo y otro variable.

 

Importe fijo

Este apartado se basa en la potencia eléctrica contratada. La potencia contratada se traduce en el coste fijo que pagamos  por disponer del servicio de suministro eléctrico y se paga independientemente de si se consume más o menos energía, incluso si no se consume nada en todo el mes. De esta forma estamos pagando un coste por cada Kw contratado y por cada día de suministro. En nuestras facturas deberá venir indicado como €/kW/día o €/kW/mes o €/kW/año.

 

Este coste fijo lo regula el Ministerio de Industria y por ello independientemente de la Comercializadora que tengamos, no deben cobrarnos por este concepto más de los €/kW/día o €/kW/mes que establece el Gobierno en cada momento para el tipo de tarifa que hayamos elegido.

 

Importe variable

En este punto, el consumo será el que nos marque el importe variable.  Aquí pagamos el coste por el consumo eléctrico realizado durante el período de facturación. Es decir, representa el coste real a pagar por la electricidad consumida en nuestra casa, que se mide en kilovatios-hora (kWh).

 

Es aquí donde más podemos hacer para reducir nuestras facturas.  Primero, intentar cambiar nuestros hábitos de consumo para que sean más eficientes (podéis seguir nuestros consejos de economía doméstica). Si ya sois ahorradores profesionales y no es posible reducir más el gasto, podéis comparar los precios del kWh que las Comercializadoras ofrecen para cada una de las tarifas eléctricas.

 

Otros cargos

Además de los dos grandes bloques mencionados anteriomente,  no nos debemos olvidar de los impuestos (el IVA y el impuesto eléctrico ) y el alquiler de los contadores. 

-IVA: El impuesto sobre el Valor Añadido añade un 21 % a la suma del total de la factura.

-Impuesto Eléctrico: Fijado por el Gobierno. Se calcula como el 4,864 % de la suma del término de energía y el término de potencia, multiplicado por 1,05113.

 

-Alquileres de contadores:  Si son propiedad de la empresa distribuidora  se debe pagar en la factura un precio de alquiler mensual según la tarifa contratada. Este  importe está regulado por el Gobierno.